La evolución del automóvil en el cine español

La evolución del automóvil en el cine español

El coche es un icono recurrente de un recorrido por la historia y la evolución social de nuestro país en los últimos 50 años. Vamos a comprobar que el cine español tiene un buen número de coches protagonistas y que son testigo de la historia del automóvil y de la cultura de nuestro país.

A continuación, veremos algunas de las películas españolas en las que el coche se convierte en un personaje dramático más:

Los coches en las películas de los años 50


El Seat 600 de “Ya tenemos coche” (1958), de Pedro Masó.

La historia de un padre de familia que está empeñado en tener su propio automóvil, aunque carezca del dinero necesario para comprárselo. El coche que solicita es un SEAT 600 sobre el que toda la familia hace planes sobre el uso al que lo dedicarán.

El Mercedes 190 SL de “Las chicas de la Cruz Roja” (1958), de Rafael J. Salvia.

Todo un clásico del cine español, de la comedia costumbrista madrileña en el que, cuatro chicas madrileñas pertenecientes a distintas clases sociales se disponen a postular para la Cruz Roja en el día de la banderita. Las cuatro serán pretendidas por otros tantos jóvenes.

Destacamos la secuencia en la que Concha Velasco, Mabel Karr, Katia Loritz y Luz Márquez cantan una canción en un Mercedes-Benz 190 SL, el tope de gama de la firma alemana por aquel entonces. Producido entre 1955 y 1963, un roadster de dos puertas con motor delantero y tracción trasera con un motor 1.9 de 104 CV.

Los taxis de Los ángeles del volante (1957), de Ignacio F. Iquino.

Es un sainete melodramático sobre los taxistas madrileños. Juanito (Fernando Fernán Gómez) es un taxista de Madrid que conoce a Luisa (Julia Martínez), una mujer desesperada que ha intentado suicidarse. Para quitarle esa idea de la cabeza, otros taxistas (José Luis Ozores, José Isbert y Manolo Morán) amigos de Juanito cuentan diversas historias con casos problemáticos con final feliz.

Aunque en esta película no hay un solo modelo de coche como protagonista, si que la historia se centra en un tipo de vehículo y un gremio que destaca, el taxi y que ayuda a representar el sentir de toda una época.

Automóviles en el cine entre 1960-1970

El Delahaye 135 Ms Cabriolet de “Un Rayo de Luz” (1960), de Luis Lucia

Con la dictadura de Franco, plenamente asentada en España y con el objetivo de “entretener a las masas”, tuvo en Marisol a la gran estrella infantil que enseñara al mundo las “bondades” de vivir en España.

Marisol debutó en el cine con esta película a los 12 años y en una de las escenas viaja a bordo de un impresionante Delahaye 135 MS Cabriolet de 1948, un vehículo francés muy de moda en la época, y cuyas versiones deportivas tuvieron mucha presencia en las carreras de moda de la época como la Mille Miglia y las 24 Horas de Le Mans.

La Dkw-Imosa F89l de “La Gran Familia” (1962), de Fernando Palacios

Película icónica de los años más profundos de la dictadura, “La gran familia” narra las “aventuras” de una familia con 15 hijos… y su abuelo, Pepe Isbert.

Para mover semejante prole, Alberto Closas, el padre de familia, conduce una DKW-Imosa F89L, un monovolumen precursor de los de hoy, que fue el primer vehículo fabricado en aquella época en Alemania por la compañía Auto Union GmbH, hoy conocida como… Audi.

El 600 de “Accidente 703” (1962),  de José María Forqué

A pesar del protagonismo compartido con otros vehículos, es una de las películas que mejor retrata al seiscientos. En ella encontramos en un accidente de carretera la manera de profundizar en una sociedad económicamente creciente, pero moralmente en crisis.

Trata de un hombre y una mujer que viajan en coche por la carretera que une Madrid con Barcelona. Al cruzarse inesperadamente otro coche en su camino, sufre un accidente. Él muere y ella resulta gravemente herida. A pesar de que hay testigos del siniestro, todos tienen sus propios motivos para no detenerse a socorrer a las víctimas.

El Citroën 2 CV de “Sor Citroën” (1967),  de Pedro Lazaga

Comedia religiosa en la que el coche es totalmente protagonista, hasta la marca del modelo está en el propio título. La historia habla de un convento que necesita coche para realizar sus funciones, compran el coche y necesitan que una de las monjitas se saque el carné de conducir. Las protagonistas y triunfadoras de la época: Gracita Morales y Rafaela Aparicio.

El Citroën 2 CV estuvo en producción entre 1948 y 1990 a lo largo de todos de los cuales se fabricaron un total de 3.872.583 unidades.

El “Tiburón” de “Perros Calleros” (1977), de José Antonio de la Loma

En la época del “cine quinqui” nos hablan de unos jóvenes desarrapados de los suburbios de Madrid y Barcelona y sus formas poco de abrirse paso en la vida. En esta película el gran protagonista es una joya de la historia del automóvil, el Citroën ID 19, más conocido como DS, y llamado en España como “Tiburón” por su silueta y sus “aletas”.

Las películas españolas con vehículos de los años 80


El Seat 131 E de “Deprisa, deprisa” (1981),  de Saura

En esta película que Ganó el Oso de Oro en el Festival de Berlín de 1981, una panda de jóvenes de los suburbios de Madrid, roban un coche que era un SEAT 131. Este coche supuso un paso adelante en las aspiraciones de la clase media española, y que estuvo en producción hasta 1984.

El Renault 18 de “El Crack II” (1983),  de Jose Luis Garci

En este film Alfredo Landa como icono del “landismo”, dio vida al detective privado Germán Areta, en el duro Madrid (y Nueva York) de los años de la Transición. En esta historia, el protagonista “salva” su   , el modelo que sucedió al mítico Renault 12, y que a su vez fue el “padre” del Renault 21. Un coche de extraordinaria dureza y durabilidad en el que la clase media seguía avanzando en comodidad.

El Seat 124 D de “Yo, el Vaquilla” (1985)

Juan José Moreno Cuenca, más conocido como “el Vaquilla” protagoniza una gran persecución de coches en la que aparecen un SEAT 124 D y un Land Rover Santana, otro vehículo mítico en aquellos años.

El Peugeot 505 de “Mujeres al borde de un ataque de nervios” (1988), de Pedro Almodóvar

El “Mambotaxi” de esta comedia era un Peugeot 505 en la famosa escena en la que Carmen Maura se sube, al más puro estilo “americano”, a un taxi para perseguir a otro taxi.

El modelo es la berlina de la firma francesa, fabricada en España, en Vigo, entre 1979 y 1990, un vehículo de tan fácil conducción y mejor respuesta que fue adquirido para todo tipo de servicios públicos como taxis, ambulancias, coches fúnebres, policía, etc.

El Seat Ibiza de “Átame” (1989), de Pedro Almodóvar

Esta película con Antonio Banderas y Victoria Abril es toda una oda al síndrome de Estocolmo llevado al paroxismo. En la escena final de la película, los protagonistas suben a bordo de uno de los iconos de las últimas décadas de SEAT, el SEAT Ibiza.

 

Coches de cine de los años 90

El Volvo 850 De “Airbag” (1997), de Juanma Bajo Ulloa

Una de las películas más locas, más histriónicas y más exitosa del cine español. Una road-movie protagonizada por Karra Elejalde y Alberto San Juan y con otro gran protagonista de cuatro ruedas, un Volvo 850, uno de los primeros modelos de gran consumo que tenía airbag.

El Seat 1430 De “Torrente, El Brazo Tonto De La Ley” (1998)

José Luis Torrente, el casposo detective protagonizado por Santiago Segura conducía uno de los modelos que más poseyeron los españoles de los 70 y los 80, el SEAT 1430. Su periodo de producción fue corto (1969-1975) pero su dureza y fiabilidad le permitieron circular durante muchos años.

El Seat 600 De “El Milagro De P.Tinto” (1998),  de Javier Fésser

En esta histriónica y exitosa película aparece El “Pelotilla”, el 600 que fue el coche más icónico de la historia de España. Producido entre 1958 y 1973, motorizó a gran parte de la población española tras la posguerra y la dictadura.


Terminamos la evolución del automóvil en el cine ya en el siglo XXI


El Ferrari F355 Spider de “Torrente 2: Misión en Marbella” (2001), de Santiago Segura

El protagonista, José Luis Torrente se mueve en otro automóvil mucho más llamativo, un Ferrari F355 Spider. Este modelo se fabricó entre 1994 y 1999, y en su versión descapotable se fabricaron menos de 4.000 unidades.

El Innocenti 950 S De “La gran aventura de Mortadelo y Filemón” (2003), de Javier Fésser

El protagonista y personaje dibujado por Francisco Ibáñez, Filemón se movía con el Innocenti 950 S, un pequeño roadster italiano de los años 60. Aunque también aparecen en escena un Dodge Barreiros Dart de la TIA (el primer modelo que fabricó Barreiros tras su acuerdo con Chrysler).

El Opel Astra Caravan de “Ocho apellidos vascos” (2014)

Una de las últimas películas de la filmografía española y con mayor taquilla de la historia del cine en la que destaca el destaca el Opel Astra Caravan de la protagonista, la ultravasca Amaia, que lo utiliza para prestar servicios de taxi.

¿Nos ayudas a completarla?

Nos hemos dejado muchos coches de la historia del automóvil en el cine por el camino, y nos encantaría que nos comentaras cuáles nos faltan para añadirlos y cuáles son tus favoritos. El patrimonio cinematográfico español es muy rico y extenso. Coméntanoslo en nuestros canales de Facebook, Instagram, Twitter o Linkedin.

En UECA como una compañía con más de 100 años de historia y vinculada desde siempre al automóvil, hemos preparado un e-book con todo lo que te gustaría conocer como conductor experto y apasionado de la automoción:  Curiosidades de la historia del automóvil que sorprenderán a los aficionados a los coches.

Te llamamos gratis