Riesgos para la salud del conductor profesional

Riesgos para la salud del conductor profesional

El conductor profesional pasa demasiadas horas conduciendo y ello puede tener consecuencias negativas para su salud. Algunas como lesiones de espalda, trastornos de sueño, alteraciones oculares, e incluso problemas digestivos son las más comunes.

Los conductores profesionales pasan horas al mando de un vehículo a lo largo de su jornada laboral y, en consecuencia, desarrollan diversas patologías que pueden afectarles en su trabajo y vida diaria. Además, existen también otras enfermedades comunes que afectan de modo especial al conductor profesional incrementando el riesgo de sufrir accidentes.

Factores determinantes que afectan a la salud del conductor profesional


  • La carretera.
  • El tráfico.
  • La soledad.
  • Las largas jornadas de trabajo.

Factores ambientales que afectan a la salud del conductor profesional


  • El ruido
  • La temperatura
  • La irradiación solar
  • La polución ambiental
  • La exposición a gases

Principales enfermedades o riesgos que afectan al conductor profesional


  • Enfermedades osteoarticulares o Angi-neuróticas: relacionadas con la exposición a las vibraciones, los traqueteos del vehículo.
  • Lesiones en las articulaciones y piernas por movimientos repetitivos en miembros superiores e inferiores.
  • Lumbalgias y discopatías, por giros y flexiones de la columna, por la postura sedente prolongada propia del conductor profesional.
  • Dolores en la espalda o daños más severos en la columna o las articulaciones generados por malas posiciones en el asiento del camión.
  • Alteraciones del aparato auditivo debidas a altos índices de contaminación acústica de los vehículos de gran envergadura y tonelaje o del tráfico.
  • Resfriados y otras enfermedades provocadas por los cambios bruscos de temperatura al salir y entrar del vehículo.
  • Ansiedad y estrés provocados por la soledad, las largas jornadas o el tráfico entre otros factores.
  • Riesgo de accidentes: la falta de sueño, las horas de conducción y las jornadas prolongadas en su conjunto lo hacen más susceptible de sufrir un accidente.

Tres enfermedades que suponen un riesgo para la conducción y hacen más vulnerables al conductor profesional


Las alergias

Las alergias son una patología muy frecuente en la sociedad actual, pero suponen un gran peligro para la seguridad vial. Se calcula que un ataque de estornudos continuados puede provocar la pérdida de la atención del conductor hasta un total de 30 segundos.

La depresión

Cuando una persona padece depresión o ansiedad seguramente sufra trastornos de sueño y pérdida de interés, ambos síntomas que afectan claramente a la capacidad de conducción. Además, la medicación para este trastorno da sueño lo que supone un peligro añadido.

La diabetes

Con la diabetes, afortunadamente en la actualidad, existen sensores que avisan antes de sufrir una hipoglucemia, y es recomendable parar en la primera salida que encuentren si van por autopista y tomar la ración correspondiente de hidratos, para evitar la hipoglucemia y el riesgo en la conducción.

Para conducir con la máxima seguridad y no poner en peligro al resto de usuarios de la carretera, es fundamental cuidar de nuestra salud. Para ello, es recomendable ser precavidos y someternos periódicamente a revisiones médicas.

Un conductor profesional seguro y responsable debe cuidar de su salud. En UECA te ayudamos a cuidar de tu salud y la de tu familia. Conoce el seguro de salud ADESLAS con el que te sentirás más tranquilo.

Te llamamos gratis