5 claves para prevenir el glaucoma

5 claves para prevenir el glaucoma

La visión perdida debida a un glaucoma ocular es irrecuperable. Aunque tampoco se conoce cómo impedir que se desarrolle el glaucoma, sí que hay formas de evitar pérdidas graves de visión y la ceguera por esta causa.

El glaucoma afecta a más de un 3% de la población y es, junto con la diabetes, la principal causa evitable de ceguera en España.

Lo primero y más importante, como en la mayoría de las enfermedades, es la prevención y en concreto lo son las revisiones de manera periódica. Prevenir el glaucoma es la clave para evitar la pérdida de visión.

Antes de hablar de cómo prevenirlo debemos conocer exactamente de qué se trata.

Qué es el glaucoma ocular

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. Generalmente, se produce cuando se acumula fluido en la parte delantera del ojo. Este exceso de fluido aumenta la presión en el ojo y daña el nervio óptico.

Ahora que ya comprendemos qué es, veremos uno por una las 5 claves para prevenir el glaucoma.

Exámenes oculares periódicos para prevenir el glaucoma


Debes realizarte exámenes oculares para prevenir el glaucoma ocular cuando tengas uno o más de un factor de riesgo como los siguientes:

  • La edad: si eres mayor de 40 años.
  • La genética: si tienes parientes con glaucoma y si eres de ascendencia africana, hispana, o asiática.
  • Otras patologías oculares: si tienes la presión ocular alta ( hipertensión ocular) o si tienes hipermetropía o miopía alta miopía alta (más de 6 dioptrías).
  • Lesiones previas: si has sufrido una lesión en el ojo.
  • Tratamiento con ciertos fármacos: el uso prolongado de esteroides.
  • Características oculares: como el tener las córneas delgadas en el centro o si sufres de estrechamiento del nervio óptico.
  • Enfermedades: si tienes diabetes mellitus, presión alta, migrañas, mala circulación de la sangre u otros problemas de salud que afecten a todo el cuerpo.

 

¡Los exámenes oculares periódicos son fundamentales para salvar tu vista!

Si presentas más de uno de estos factores de riesgo eres un paciente «sospechoso de glaucoma» y tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. Por ello debes ser evaluado cuidadosamente por tu oftalmólogo.

La realización de pruebas complementarias para prevenir el glaucoma

Además de medir la presión intraocular también hay métodos diagnósticos más precisos que son también pruebas no invasivas y que sirven para prevenir el glaucoma. Están disponibles en los principales servicios específicos de asistencia sanitaria ocular. Son la Campimetría o campo visual y las tomografías Tomografía de coherencia óptica (OCT), la Gonioscopía y la Paquimetría son algunas de estos métodos y sirven para conocer si ha habido o no lesión en el nervio óptico. Además de cuantificar el daño en el nervio óptico nos permiten prever qué pacientes con hipertensión ocular tienen más riesgo de desarrollar glaucoma.

El seguimiento médico y la rigurosidad del paciente en el tratamiento

El glaucoma no se cura, es una enfermedad crónica y por ello una vez establecido el diagnóstico y el tratamiento, debes tener un buen seguimiento con tu médico Oftalmólogo (en general como mínimo cada 6 meses).

También es imprescindible no suspender el tratamiento prescrito bajo ningún concepto si indicación médica. Ser riguroso en el tratamiento es clave para mantener la enfermedad a raya.

El tabaquismo

Como nos explican en la Academia Americana de Oftalmología existen numerosos estudios que demuestran la relación entre el consumo de tabaco y el riesgo de padecer glaucoma. El tabaquismo afecta directamente al nervio óptico que es el que conecta el ojo al cerebro. Encontramos estudios también en España que lo confirman como el de la Facultad de Medicina de Navarra, centro de referencia, líder en la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de enfermedades oculares.

La alimentación adecuada

Una dieta rica en vitaminas, minerales, sustancias carotenoides y flavonoides, licopeno, luteína y zeaxantina protege frente a los radicales libres y, por tanto, es recomendable como posible factor preventivo del glaucoma.

En concreto el consumo de verdura y frutas frescas, las legumbres, los cereales, el pescado azul, los frutos secos son alimentos indispensables en la prevención del glaucoma y para llevar una alimentación adecuada. Los ácidos grasos omega 3 y omega 6, claramente te ayudarán a disminuir el riesgo de padecer la enfermedad.

 

Los seguros de salud han ayudado en estos últimos años con la prevención de enfermedades oculares comprometiéndose a realizar las revisiones necesarias. Es por ello por lo que disponer de un seguro de salud es imprescindible en la detección temprana de una enfermedad que no tiene cura y en la que es básica la prevención.

Si quieres encontrar el mejor seguro médico con las mejores coberturas pregúntanos por nuestro Seguro de Salud.

Te llamamos gratis