17 consejos para tener una salud familiar de 10

17 consejos para tener una salud familiar de 10

La salud de cada miembro de la familia ha de verse en su conjunto, de nada sirve que uno de los miembros se cuide si no lo hacen todos.

Hemos de establecer un plan conjunto de salud familiar, una serie de pautas en casa y fuera de ella que todos los miembros asuman, sea cual sea su edad.

La salud, no es solo la ausencia de enfermedades, sino un completo estado de bienestar, que podemos favorecer aplicando numerosas medidas que están en nuestra mano, como las que te comentamos a continuación.

El cuidado de la salud de la familia permite a las personas en el ámbito familiar implementar estrategias para promover la salud y prevenir la enfermedad, tomar decisiones para su autocuidado, hábitos y estilos de vida saludables.

¿Por qué es importante establecer un plan de salud familia?

Cuando tenemos niños pequeños, por ejemplo, muchas veces traen enfermedades de otros niños a casa y acaba toda la unidad familiar enferma. O incluso en estos momentos, si un adolescente no cuida su salud cuando sale de casa puede traer virus a la unidad familiar y terminar la familia completa enferma.

Por esto, desde la paternidad y la maternidad, hemos de trabajar en conjunto en la salud de toda la familia. No vale con que los adultos hagan mucho ejercicio y cuiden su alimentación si no nos ocupamos de que también lo hagan los más pequeños de casa.

Del mismo modo, si nos esforzamos en que nuestros hijos lleven una vida sana, pero nosotros no predicamos con el ejemplo y debilitamos nuestro sistema inmune, ellos pueden sufrir las consecuencias.

7 consejos para mejorar la salud de toda la familia

Ahora veremos algunas pautas que podemos seguir para que nuestra familia tenga una salud de 10.

La protección frente a los virus

Debemos cuidar de que toda la familia siga las recomendaciones sanitarias de protección frente a los virus. Algunas de estas recomendaciones que tenemos ahora han existido siempre, ya que los virus siempre han estado presentes, aunque de diferente forma.

Algo tan sencillo como cubrirse la boca al toser o estornudar o lavarnos las manos ha sido siempre una norma de conducta o de buena educación, pero no nos dimos cuenta de lo importante que era en realidad.

El cuidado de la alimentación

En el cuidado de la familia uno de los aspectos clave y en los que primero pensamos es la alimentación, llevar una alimentación equilibrada es claramente indispensable.

Una alimentación saludable no es solamente tomar mucha fruta y verdura si no también cocinar los alimentos de modo que conserven todas las vitaminas y propiedades nutricionales adecuados. Por ejemplo, si cocemos demasiado tiempo las verduras o lo hacemos con demasiada agua, estas pierden sus propiedades nutricionales. Así vemos que no sólo es importante comer mucha verdura, si no hacerlo de la manera adecuada.

Cocinar de modo saludable es tan importante como tomar alimentos saludables. No se debe abusar de rebozados ni empanados, ni cocinar mucho en la freidora o con altas dosis de aceite. Tampoco deben ser habituales en el día a día la bollería industrial, los fritos, o las salsas.

Planifica la alimentación de las fiestas para no tener que después recuperar tus hábitos saludables después de las fiestas navideñas.

El deporte como hábito familiar

El deporte debe ser entendido como un hábito de vida familiar saludable, es decir, que no vale con que uno de los miembros de la familia vaya al gimnasio, lo más interesante es que se establezca el deporte como el centro de la vida familiar. Por ejemplo, se pueden buscar actividades deportivas en familia, claro está dependiendo de las edades y tipo de familia.

El deporte puede ser toda una aventura y es una forma de hacer equipo dentro de casa. Planes como jugar un partido de pádel en familia, esquiar o ir la piscina juntos, jugar al fútbol o baloncesto o, simplemente, bailar un rato en casa pueden ser muy divertidos.

La lectura desde la infancia

Fomentar la lectura en los niños desde pequeños es muy importante para ejercitar el intelecto y hacer que tengan ideas propias, imaginación y herramientas para afrontar la vida de una forma madura. Pero si no es un hábito en los adultos de la casa, estos deben predicar con el ejemplo para que se establezca como algo de interés para el resto. También se puede leer en familia o buscar un momento para contar lo que se ha leído al resto.

Leer nos permite ampliar nuestro mundo, descubrir información sobre temas que nos interesan, viajar a otros lugares o épocas y conocer formas de vida diferentes, por lo que es una actividad muy beneficiosa. Además, también permite desarrollar la atención y las habilidades de comunicación, especialmente en niños.

La desconexión de las pantallas

Hoy en día estamos totalmente inmersos en las pantallas, no sólo en el móvil y el ordenador si no en las tablets, las consolas… Debemos buscar un momento cada día en el que sin ninguna pantalla delante podamos hablar en familia de nuestras cosas y contarnos que tal nos va a el día.

Un momento ideal es la cena, con los móviles fuera de la mesa y la tele apagada. Esto mantiene más sana mentalmente y unida a la familia ya que nos sentimos más queridos al ver que se nos escucha.

Muestras de cariño

En estos momentos en los que estamos tan faltos de cariño y de contacto humano son especialmente importantes las muestras de cariño en el ámbito familiar.

Hay muchas formas de mostrar cariño, y una de las más importantes son los abrazos. Está probado que los abrazos ayudan a disminuir la ansiedad y, no cabe duda, que también nos hacen sentir muy bien. No debemos olvidarnos de dar un gran abrazo cada día a nuestra familia. Se trata de conocer bien a nuestros seres queridos y demostrarles que estamos ahí.

Algunas personas no son muy de abrazos, pero, aunque no lo demuestren hay veces que los necesitan.

Hábitos saludables

Cambiar completamente nuestro modo de vida no es necesario para llevar un vida sana, basta con realizar pequeños cambios para ir paulatinamente transformando nuestra forma de actuar.

Pequeñas cosas como hacer la cama todas las mañanas nos ayudan a establecer una serie de pequeños retos que nos ayudan a superarnos cada día. Para un adolescente por ejemplo, el hábito de hacer su cama le ayuda a comenzar haciendo algo por si mismo, de forma autónoma e independiente, será la primera acción del día realizada y superada cada mañana.

10 consejos adicionales para mejorar la salud familiar

Otros hábitos saludables que puedes seguir pueden ser:

  1. Dar un paseo para ir a por el plan juntos.
  2. Bajar o subir por las escaleras en vez de coger el ascensor.
  3. Mantener la casa limpia y recogida.
  4. Reducir el consumo de sal en las comidas.
  5. Tomar mucha agua antes y entre las comidas.
  6. Sustituir las bebidas gaseosas por agua.
  7. Hacer un poco de mindfulness antes de acostarnos.
  8. Dejar el teléfono móvil lejos a la hora de cenar o mientras jugamos en familia.
  9. Combatir la ansiedad y el estrés.
  10. Y, por supuesto, no te olvides de sonreír.

Algunos hábitos sencillos como estos pueden ayudarnos a cuidar de la familia haciendo una vida más sana.

Asegura tu salud

Además de llevar hábitos de vida saludables por parte de todos los miembros de la familia, también es muy importante realizar revisiones médicas periódicas que son fundamentales para detectar y tratar de forma precoz posibles problemas de salud.

En cada momento de la evolución de la familia necesitarás una cobertura médica diferente, en la época del embarazo, cuando los niños van creciendo y surgen diversas patologías, en la pubertad, en los adultos cuando llega la menopausia o en la edad equivalente en el hombre. Las familias y sus miembros van creciendo y van cambiando de necesidades.

En todo momento es necesario contar con un seguro que te ayude a prevenir y tratar posibles enfermedades de ti mismo y de los tuyos.

Disponer de un seguro de salud es la mejor manera de cuidar de la salud de tu familia para que te sientas tranquilo.

Te llamamos gratis