Consejos prácticos para recurrir multas de aparcamiento

Consejos prácticos para recurrir multas de aparcamiento

Una de las principales preocupaciones de los conductores reside en el trágico momento de aparcar. Las zonas de residente, la azul, los espacios de carga y descarga o los aparcamientos para minusválidos convierten esta fácil tarea en algo desesperante que en última instancia puede derivar en una multa de aparcamiento.

La falta de paciencia para determinadas situaciones, unido al tráfico en las ciudades hace que la tarea de aparcar en la calle sea cada vez más difícil. Es por ello, que cada vez es más frecuente, además de útil para el afán recaudatorio, recibir una multa de aparcamiento por este motivo.

Sin embargo, cuando esto sucede no está todo perdido y desde aquí queremos ofreceros algunos consejos prácticos para recurrir las multas de aparcamiento.

¿Puedo recurrir una multa de aparcamiento?

Sí puedes, pero perderás la deducción del 50%.

Así que antes de iniciar un recurso te aconsejamos que acudas al lugar de la infracción para observar detenidamente la calle donde te han puesto la multa de aparcamiento:

  • Para asegurarte de que efectivamente aparcaste incumpliendo alguna señal.
  • Para tomar pruebas que demuestren lo contrario: un obstáculo que impida ver la señal, un árbol, una farola mal situada…

 

Consejos básicos para recurrir una multa de aparcamiento

Existen un par de pasos básicos a la hora de recurrir una multa de aparcamiento siempre y cuando consideremos que ésta ha sido impuesta injustamente.

1. Fijarnos en el motivo de la multa

Existen tres posibilidades generalmente por las que te pueden sancionar:

  1. Elección del espacio de estacionamiento erróneo: Lo primero que se debe tener en cuenta es si el espacio donde hemos estacionado corresponde a alguna plaza reservada, véase minusválidos o zonas de carga y descarga.
  2. Estacionamiento incorrecto: como el hecho de aparcar en la acera o en prohibido, parada en doble fila
  3. Falta de ticket en estacionamiento regulado: En este caso la multa nos la impone una agente de la autoridad con presunción de veracidad.

Cuando hemos aparcado en un lugar reservado a estacionamientos especiales y con ello sin quererlo no hemos caído en la cuenta y hemos perjudicado a terceros, será difícil que el recurso prospere dado que si está correctamente señalizado, tendríamos todo en contra.

2. Observar exhaustivamente los detalles

Cuando el estacionamiento no ha sido en zona reservada, pero hemos aparcado de forma incorrecta o lo hemos hecho en zona de estacionamiento regulado sin ticket, tendremos alguna posibilidad de recurso.

Tenemos que hacer una observación exhaustiva del lugar en el que hemos sido multados y más aún, si en el momento de recibir la sanción no estábamos presentes. Este punto es muy importante dado que cualquier detalle que observemos puede ser clave para recurrir con éxito la multa de aparcamiento.

 

La importancia de los pequeños detalles

Aquí es donde entrarían en juego las señales y su visibilidad, debido a que cualquier pegatina, rama de árbol o pintada pueden ser determinantes para salvarnos a tiempo del pago de la multa de estacionamiento.

La visibilidad de las señales de tráfico y los obstáculos que dificultan su visión:

La visibilidad de las señales, además del hecho de que no haya obstáculos que dificulten su visión pueden ayudar a recurrir multas.

Un buen ejemplo puede ser que la señal no levantaba 20 centímetros del suelo por lo que no pudimos verla.

El idioma de las señales:

Las señales tienen que expresarse al menos, en el idioma oficial del estado.

Si por ejemplo nos multan en Cataluña, Galicia o el País Vasco podemos recurrir alegando no entender el significado de la señal. En este punto la ley nos ampara y el recurso tendría éxito.

Los datos de la multa de aparcamiento:

Por otro lado, tenemos que comprobar los datos de la multa de aparcamiento, debido a que un error en el nombre de la calle, en la matrícula del coche, en los apellidos del posible infractor o la falta del nombre del agente sancionador, pueden ser claves para recurrir una multa de tráfico con éxito.

Se trataría de un defecto de forma y su recurso puede alcanzar la meta que deseemos.

La credibilidad del agente sancionador:

Del mismo modo, si consideramos que hemos sido sancionados injustamente por un agente, podemos exigir la presentación de fotografías o pruebas fehacientes como testigos para dar mayor credibilidad a nuestra solicitud.

Este punto cobra importancia en el caso de las zonas de aparcamiento reguladas mediante parquímetros. En ellas aparece la figura del controlador, un empleado que muchas veces trabaja incluso para la una empresa privada, y que por tanto no es agente de la autoridad con presunción de veracidad, es quien sanciona a aquellos conductores que han excedido el límite de tiempo para el estacionamiento. Así, en ese caso podremos recurrir la sanción pidiendo una prueba fehaciente, en la que la mera declaración del controlador no será suficiente, y, por lo tanto, podríamos ganar el recurso.

Estos detalles ya ves que son muy importantes a la hora de recurrir una multa de aparcamiento, sin embargo, muchas veces, aunque se tenga el argumento correcto o la excusa perfecta, no tenemos ni idea de cómo redactar el escrito de alegaciones ni de como estructurarlo.

Por ello desde UECA y con nuestra experiencia de más de 100 años en Asesoría Jurídica podemos ayudarte a recurrir tus multas de aparcamiento por la vía administrativa y ejecutiva. No dudes en ponerte en contacto con nosotros si quieres recurrir alguna multa de estacionamiento.

No pagues por multas inmerecidas

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE RECURRIR MULTAS

¿Te han puesto una multa de tráfico y quieres recurrirla? ¿Quieres saber todos los plazos y pasos que debes dar para recurrir tus multas? ¿Quieres saber qué debe incluir una alegación a una multa de tráfico?

Te llamamos gratis