Llega el calor y, muy pronto, las vacaciones de verano y muchos vamos a elegir el coche como vehículo de transporte para ir de viaje.

Para llegar sin problemas y disfrutar de estos días desde el principio, te recomendamos que sigas estos consejos y así evites problemas y disgustos.

Para disfrutar de viajes seguros, es fundamental que el coche esté en perfecto estado. Elimina cualquier posibilidad de tener problemas con los frenos, neumáticos o incluso con el motor de tu coche, haciendo tú mismo una revisión.

1- Revisión del aceite

Revisa el nivel de aceite y rectifícalo en caso de ser necesario. Para este mantenimiento, aparca el coche en un lugar llano, apaga el motor, limpia la varilla y comprueba los niveles a través de las marcas. El aceite debe estar entre el nivel mínimo y el máximo.

2- Revisión de los neumáticos

No te olvides de revisar los neumáticos. ¿Tiene la presión recomendada? ¿Están demasiado desgastados? Si es así, debes considerar comprar nuevos neumáticos por tu propia seguridad.Antes de hacer un viaje, revisa que tengas el neumático de repuesto en el coche, te será de gran ayuda en caso de pinchazo. Si no sabes cómo revisar la presión de las ruedas, lee el manual del coche, ya que ahí están las instrucciones específicas para ello, o también puedes hinchar las ruedas fijándote en los valores indicados por el fabricante, que están junto a la puerta del coche. Nunca olvides realizar esto con los neumáticos fríos y antes de realizar el viaje.

3- Comprobar las luces e intermitentes

¿Funcionan correctamente? Deberás de comprobar esto con la ayuda de otra persona, la cual se situará fuera del vehículo para verificar cuales funcionan.

4- Comprobar los limpiaparabrisas

En primer lugar comprobar su buen funcionamiento, después observar cuanto líquido hay en el depósito junto al motor y entonces rectificar los niveles si es necesario.No olvides hacer esto ya que tener los limpiaparabrisas en buen estado, aseguran una buena visibilidad y por tanto una conducción segura.

5- Revisión de frenos

¿Notas algo extraño durante el frenado? Desde una frenada desequilibrada, hasta vibraciones en la dirección. Si así fuera, es mejor llevar el coche a un taller antes de sacarlo a la calle, y verificar así si el líquido de los frenos se ha gastado o contaminado por gotas de agua, ya que en caso de ser por esta segunda razón, la frenada se puede ver reducida hasta en un 90%. La sustitución de los líquidos de los frenos es fundamental para la seguridad de todos en la carretera.

6- Comprobar el agua

Comprueba que tienes agua suficiente en el radiador antes de salir de viaje. Que el sistema de refrigeración se encuentre en buen funcionamiento es fundamental para que el motor funcione correctamente. Para ello recuerda llevar siempre anticongelante y estar atento a su color y concentración, para en caso de ser necesario volver a llenarlo. El depósito del agua está debidamente señalado con un símbolo fácil de ver, y debe ser llenado sólo cuando el motor del coche esté apagado y frío para evitar quemaduras.

7- Situaciones de emergencia

¿Tienes todas las herramientas necesarias en el coche, en caso de producirse una avería? Además de una rueda de repuesto, necesitas llevar contigo un chaleco reflectante, un triángulo luminoso, otras muchas herramientas y un kit de primeros auxilios, ¡más vale prevenir que curar!

8- Sistema de navegación

¿Está actualizado y contiene información suficiente sobre las carreteras que planeas tomar? Si no habías caído en esto, actualízalo, vas a ahorrar en tiempo y problemas.

9- Seguro contra averías

No te olvides de comprobar el seguro de viaje y la cobertura de averías. ¿Es apropiado para el viaje que estás planeando? ¿Estás cubierto en caso de avería en el extranjero? Certifica que tienes los números de teléfonos necesarios, en caso de emergencia.

10- Revisión general final

¿Has notado algo raro en tu coche últimamente? ¿Has sentido diferencias en la dirección, ruidos extraños o fugas en la parte inferior del coche? Si es así, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy y ve a tu taller más cercano.

11- Asegúrate de que has echado el seguro en todas las puertas

Durante los viajes, los niños siempre buscan jugar y distraerse y las manecillas y los botones son buenos elementos para entretenerse. Para que esta distracción no termine en problemas, echa el seguro de las puertas para que sea imposible abrir desde dentro. Y recuerda hacer lo mismo con las ventanas.

12- Comprueba las sillitas y cinturones de seguridad

Si llevas niños que aún usen su propia sillita, comprueba que esta, esté en buenas condiciones y bien colocada sobre el asiento. En invierno recuerda quitarle el abrigo antes de sentarle, ya que su volumen no permite que se ajuste correctamente el cinturón, y en caso de emergencia esto puede ser perjudicial.

Sigue estos consejos y ¡ten un buen viaje!