Saber cuándo recargar el aire acondicionado del coche, ahora que se acerca el verano, es un aspecto fundamental. El calor llega incluso a nuestro vehículo y a veces subir las ventanillas se hace incómodo. Que funcione correctamente el aire es primordial en nuestro vehículo.

Si no se cuenta con ello, el momento de conducir será un suplicio cuando las temperaturas sean muy altas y calurosas. Descubre el momento adecuado para que funcione en tu coche correctamente.

Síntomas de posibles fallos del aire acondicionado

Para contar con este importante aliado durante el verano, has de cuándo recargar el aire acondicionado del coche. Por eso es importante basarse en las observaciones más evidentes. En concreto, existen 3 síntomas que nos indican que ha llegado el momento de mejorar el sistema climatizador de nuestro coche.

No proporciona el mismo caudal que antes

Fundamentalmente pueden existir bloqueos dentro del sistema que eviten que funcione correctamente. Es una señal inequívoca de que el filtro del habitáculo está obstruido. Aunque en las 3 opciones lo mejor es acudir a un taller de confianza, en este caso más aún.

Desconocemos qué es lo que está impidiendo esa entrada del aire al interior del habitáculo. Debido a que pueden encontrarse diversos problemas, lo mejor es dejarlo en manos de profesionales.

Huele mal o de manera desagradable

Aquí hay que saber discernir entre el olor corriente que puede llegar del exterior y el procedente del interior. Por ejemplo, un caso típico es poner el aire acondicionado en plena autovía, rodeado de campo, y llega el mal olor al interior del recinto. En este caso se puede tratar de olor a tierras abonadas, por ejemplo, que para nada tiene que ver con que exista un fallo en el sistema.

Si se trata de un olor desagradable es debido al sistema de ventilación. Algo falla, y es conveniente conocer qué es. En concreto, puede deberse a un filtro sucio (el que se encarga de purificar el aire y eliminar la humedad) o humedad atrapada en el condensador, lo que provoca la existencia de bacterias, polvo, hongos y a la larga provoca tos e incluso reacciones alérgicas.

No enfría lo suficiente

Pones el aire acondicionado a máxima potencia y sin embargo parece que no llega al nivel deseado. Es más, incluso se queda muy lejos de enfriar lo que el conductor espera. Esto es debido a una fuga en el sistema, que hará que se pierda gas y, por tanto, potencia. O, incluso, un bloqueo en los condensadores.

El hecho de que se haya puesto en otras ocasiones el aire y éste haya funcionado a la perfección será determinante. Se podrá observar que ya no tiene el mismo nivel de enfriamiento. Para estos casos lo mejor es acudir a un taller. y ver las opciones disponibles para que vuelva a funcionar como el primer día. Especialmente será necesario su carga.

Un mantenimiento sencillo

El aire acondicionado tiene un mantenimiento muy sencillo de llevar a cabo y asegurar su buen funcionamiento apenas nos costará unos pocos euros. Ante todo, vigila cualquiera de los problemas anteriores, pero también es una buena idea que cambies el filtro del aire acondicionado cada año o unos 15.000 kilómetros, un poco menos si sueles circular por pistas de tierra.

Limpiar el radiador y comprobar los niveles del líquido refrigerante son dos acciones muy sencillas que deberíamos realizar antes de la llegada del calor más intenso. Además, cada dos años es recomendable hacer una visita al taller para recargar el gas del aire acondicionado.

Mientras circulamos

Una vez que nos hemos asegurado que el aire acondicionado tiene un buen mantenimiento. Hay un par de cosas que tenemos que tener en cuenta a la hora de conducir. La primera de ellas es que la temperatura ideal es de 22 grados, pues por debajo de ella el consumo será sensiblemente más alto. La segunda es que si el coche ha estado al sol, lo mejor es circular durante un tiempo con las ventanillas bajadas. De esta manera, aliviaremos la salida de aire caliente de los conductos y reduciremos su carga de trabajo para reducir la temperatura en el interior del habitáculo.