No queda nada para Año Viejo y Año Nuevo.

Ambos días, sobre todo la medianoche que los une, brindan mucha felicidad y mucho desparrame, lo cual tiene su lógica porque, al fin y al cabo, para cosas como estas hemos pasado todo el resto del año trabajando y tal. A divertirse, pues.

Pero siempre es bueno hacerlo con las neuronas en buen estado, porque si nos pasamos podemos llegar a pagarlo caro. Diviértete y ten cuidado con los accidentes en navidad, no conduzcas «alegre», no sea que la alegría se convierta en otra cosa.

Masticar pasta de dientes, beber mucha agua, aspirar en lugar de soplar o soplar muy despacio. Muchas personas consideran que llevar a cabo estos comportamientos puede ayudarles a engañar al alcoholímetro. Sin embargo, debemos tener claro que la única forma de dar 0,0 es no beber ni una sola gota de alcohol. Se puede celebrar el Año Nuevo por todo lo alto. No obstante, si se va a conducir, habrá que hacerlo sin consumir alcohol para una mayor seguridad al volante.

Hay que tener en cuenta que el alcohol produce alteraciones en el comportamiento y en las capacidades psicofísicas. Aunque actualmente en España hay una tasa de 0,5 g/l para la mayor parte de conductores, es muy importante no correr riesgos. Y es que la forma en la que afecta el alcohol a unas personas u a otras puede variar en función de multitud de factores. De ahí la necesidad de que, para garantizar una mayor seguridad en la carretera, se abogue por la tasa 0,0.

Si vas a conducir durante estas fiestas, debes saber que:

  • Cuando se bebe alcohol, se tiende a infravalorar sus efectos y a asumir más riesgos. Debemos evitar el ‘yo control’. La prudencia es vital.
  • La persona se vuelve más impulsiva y agresiva, algo que también se traslada a la conducción.
  • El alcohol afecta a nuestros sentidos. La visión se altera y se percibe peor lo que ocurre alrededor.
  • La atención y la concentración disminuyen si se conduce bajo los efectos del alcohol.
  • El conductor tampoco es capaz de reaccionar a tiempo ante posibles imprevistos.
  • Después de haber consumido alcohol, se comenten muchas más infracciones. En este sentido, debemos tener en cuenta que en la carretera no estamos solos y que nuestras decisiones también afectan al resto de usuarios de la vía. Ocasionar un accidente de tráfico con heridos por una conducta imprudente es una responsabilidad muy difícil de llevar y que puedes acarrear toda la vida. Hay que ser responsables.
  • Hay una mala percepción de la velocidad y de las distancias.
  • Conducir bajo los efectos del alcohol puede acarrear una sanción económica e incluso penal. Llevar una tasa de alcohol de entre 0,25 y 0,50 mg/l, supone una sanción de 500 euros y la retirada de 4 puntos del carnet de conducir.

Si se trata de una persona reincidente (haber sido sancionado en el año inmediatamente anterior por dar positivo en alcohol), la sanción es de 1000 euros y la detracción de 6 puntos. Esta misma sanción es para aquellos conductores que duplican la tasa permitida.

Hay que recordar que el límite permitido para conductores profesionales y conductores noveles es de 0,15 mg/l.

Hablamos de una infracción penal cuando el la tasa de alcohol supera los 0,60 mg/l o 1,2 gr/l en sangre. En este caso, hablamos de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, y privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años.

Igualmente, negarse a un control supone prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

Sanciones por alcoholemia: tabla

Infracciones por las que te pueden quitar puntos en el carnet de conducir.

Infracción Sanción
Conducir con un exceso de alcohol superior a 0,50 mg/l  o 0,30 mg/l en profesionales o titulares del carnet de conducir con menos de dos años 6 puntos
Superior a 0,25 hasta 0,50 mg/l o 1,50 hasta 0,30 mg/l profesionales o titulares del carnet de conducir con menos de dos años 4 puntos
Negativa a someterse a un control de alcoholemia 6 puntos

Infracciones que conllevan una sanción económica

Infracción Sanción
Conducir con una tasa de alcohol superior a la reglamentaria 500 euros
En el caso en que el conductor haya sido sancionado el año anterior por exceder la tasa de alcohol  1.000 euros
En el caso en que se supere el doble de la tasa de alcohol permitida 1.000 euros

Infracción  que supone un delito regulado en el Código Penal

Delito Pena
Conducir un vehículo a motor o ciclomotor bajo los efectos de bebidas alcohólicas y superar la tasa de alcohol el aire respirado de 0,60 miligramos por litro o en sangre de 1,2 gramos por litro.  Pena de prisión de tres a seis meses o multa de doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días y, en todo caso, privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por un tiempo de entre uno y cuatro años.
Beber y conducir no vale la pena, celebra el Año Nuevo con responsabilidad.

Subscríbete a Nuestro Boletín
Suscríbete a nuestro boletín para recibir las últimas noticias, novedades y ofertas especiales
No, Gracias
Gracias por suscribirte.
Respetamos tu privacidad. Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
No te lo pierdas. Apúntate hoy.
×
×
WordPress Popup Plugin